• Miquel Molina

Ser o no ser la capital (La Vanguardia)

Hay ciudades que nacen para ser capital. Brasilia (1960), Islamabad (1960) o Indianápolis (1825) son urbes dibujadas sobre un mapa con el objetivo expreso de convertirlas en ciudades preeminentes de un país o de una subdivisión administrativa. Pero hay otras, como Barcelona, que han conquistado ellas mismas sus propias capitalidades variables (de la literatura, del Mediterráneo, del dinamismo tecnológico...) a base de potenciar sus fortalezas y de desplegar sus encantos. Así suplen la falta de un poder político real...

Leer el artículo entero

Foto de Xavi Cervera (La Vanguardia)

0 vistas
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now