• Miquel Molina

Chet Baker en el Guinardó (La Vanguardia)

Hay personas que se parecen entre sí y hay personas que son iguales, aunque sean distintas. Me explico. El tipo que se sentaba en el bar de debajo de mi casa no es que se pareciera a Chet Baker, es que era el mismo Chet Baker. Es muy improbable que haya dos tipos que se asemejen tanto, pero es imposible que, además, compartan los ademanes, la mirada turbia y hasta el más distintivo de los atributos humanos: el aura... Lee el relato completo aquí.

Foto de Albert Aymamí (La Vanguardia)

1 vista
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Google+ Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Pinterest Social Icon
  • Instagram Social Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now